Cabecera

Cabecera

viernes, 1 de julio de 2016

Boletín informativo de la biblioteca


Estas son las actividades que hemos desarrollado desde la biblioteca a lo largo del segundo cuatrimestre del curso. En ellas, han participado y disfrutado un buen número de alumnos y profesores.

Os deseamos un feliz verano. ¡Nos vemos en septiembre!

viernes, 24 de junio de 2016

Me llamo "S"...

Mi experiencia en el Club de Lectura de portugués

Estimados lectores, me llamo “S” y me dirijo a ustedes para relatarles mi opinión personal sobre el Club de lectura de portugués que se ha impartido a lo largo del curso 2015/2016, en el cual he participado activamente durante este tiempo.

Empezaré explicando que soy portugués y que, de los 38 años que tengo, llevo 34 en España, así que tomar la decisión de asistir a dicho club para mí fue fácil. Cuando empezamos el curso pensé que sería aburrido, pero la verdad es que me llevé una grata sorpresa. A título personal diré que me ha servido para reencontrarme con mis raíces, mi lengua y mi cultura, además de servirme para relacionarme con otros compañeros.

Al principio iba con la idea preconcebida de que sería algo como leer algún texto y luego comentarlo, ¡pero no!, se trataba de leer un libro en concreto, prepararlo y reunirnos un tiempo después para debatirlo y sacar nuestras propias conclusiones. Y reconozco que en ese sentido me lo he pasado “bomba” debatiendo mis puntos de vista y los de mis compañeros, con el incentivo de poder hacerlo en mi lengua materna. También pensaba que solo asistiríamos portugueses y qué grata sorpresa fue la mía cuando vi que a dicho curso además asistían brasileños, angoleños, españoles…, lo cual me hizo comprender el auge de la cultura portuguesa y darme cuenta de su valor.

Respecto a los libros, reconozco que fue emocionante darme cuenta de que podía leerlos con facilidad a pesar del tiempo. De todos los libros leídos durante el curso yo destacaría el primero, Para onde vão os guarda-chuvas (Afonso Cruz), y el último, titulado Capitães da areia del autor brasileño Jorge Amado, que narra una triste historia sobre los “meninos da rúa”, y que seguramente nos proporcionará un bonito debate en la próxima reunión del grupo.

Otra de las cosas que me ha fascinado ha sido la gran colaboración por parte tanto del personal docente del centro como de diversas personas del exterior, que debatían y hablaban con nosotros de tú a tú, sin trabas ni tapujos, pero siempre en portugués.

En definitiva, mi experiencia en el Club de lectura de portugués ha sido especialmente gratificante. La única pega que yo pondría es la escasez de tiempo del que disponemos para dicha actividad, pero teniendo en cuenta el esfuerzo que el personal del centro y el de afuera realiza para mantener activa esta actividad sólo tengo una cosa que decir al respecto: ¡muchas gracias!, o mejor aún, ¡MUITO OBRIGADO POR TUDO!

Fdo.: S.A.G.F.

martes, 21 de junio de 2016

Club de lectura Centro Penitenciario: Si mañana muero

Hemos finalizado la actividad del Club de Lectura, con la novela Si mañana muero”, de Eugenio Fuentes. Gracias al Plan de Fomento de la Lectura de Extremadura, hemos contado con la presencia del autor de la misma.

El encuentro ha sido muy interesante y la experiencia muy positiva, pues sabiendo que podían compartir la lectura con el autor, han estado muy motivados y han hecho una lectura en profundidad para compartir con Fuentes todas sus preguntas.

Esta actividad debe ser potenciada, pues aporta conocimiento y bienestar a nuestros alumnos, ya que los libros ejercen un papel muy importante en la educación en los centros penitenciarios, y sirven como vía de escape y ayudan a la estimulación intelectual.

La experiencia del encuentro nos la cuenta un alumno, buen lector, y estudiante de Secundaria.
“Es un día alegre. Clausura el taller de lectura, que tan atentamente dirige nuestra profesora Mª Ángeles, el autor de “Si mañana muero”, Eugenio Fuentes. Pero a la vez es día de tristeza porque se clausura un taller que nos ha proporcionado sosiego, pasión, dando contenido a eso que tanto nos sobra en un centro penitenciario: el tiempo. (...)

jueves, 16 de junio de 2016

Recuerdos

Maribel Álvarez Merino
Segundo premio Concurso de relatos breves
Modalidad: Enseñanzas no Formales


A ella le parece que era ayer cuando asomaba a la puerta de la casa de campo, veía la gran explanada que se extendía hasta la carretera, cubierta ahora de margaritas, peniquesitos y más flores cuyo nombre no conocía aún.
No había árboles, solo algún eucalipto desparramado por aquí y por allá, cuya sombra en algunos momentos buscaba para refrescarse con el perrito de turno.
Enfrente justo, cruzando la carretera, estaba la estación. Los mayores decían que era un apeadero, pero algunas veces, con suerte, había alguna locomotora haciendo maniobras (se movía un poquito hacia adelante y otro poquito para atrás, como si no pudiera andar de verdad). Echaba mucho humo (luego se enteró de que era vapor).
Le parecía un dragón. Un dragón temeroso, pero precioso, y a ella le encantaba el espectáculo con el ruido raro y feroz que emitía el monstruo.
Detrás de la estación se veían unos montecitos con matorrales, que es a donde iba con su abuelo de vez en cuando a cazar perdices “al aguardo”, pero no le gustaba demasiado porque no podía hacer ningún ruido, ni siquiera toser o estornudar. Lo único que le gustaba era la especie de corralito donde se escondían, todo hecho de piedras y que parecía una casita para jugar. Con la chaqueta del abuelo por el suelo y una bolsa donde entre otras cosas había una cantimplora con agua, que ella se bebía del todo.
Luego, a esperar. El perdigón en su jaula, muy bien puesto, cantaba. Llamaba a las tontas perdices que iban acudiendo al reclamo amoroso y... ¡plaf!... Eso no le gustaba.
Todo eso, el prado con las flores, la estación, los montecitos y más allá, lo veía recreándose desde la puerta de la casa de campo.
Era una casa de campo más, con un pasillo muy ancho y un cuarto de estar, la cocina y las alcobas a los lados. Al final un corral con gallinas. Allí ella, que tenía cinco años, era donde pasaba las primaveras y no sabía que estaba en un paraíso.
Como no había luz eléctrica, por la noche se iluminaban con quinqués de petróleo. Los quinqués tenían “camisas”, que eran las que al arder daban luz. Allí las mujeres de la casa cuando los encendían cosían y hacían punto y ganchillo.
En la entrada y tras la puerta, había una alfombra de esparto muy grande y fue en ella donde se tropezó un día que corriendo fue a recibir a su padre que llegaba en la desvencijada y enorme Sanglas a pasar el fin de semana.
Y ocurrió la tragedia, tropezó con la alfombra y dio con la cabeza en el pasador que cerraba la puerta. Todos gritaban: ¡la niña se ha abierto la cabeza! – Madre mía la que se armó.
Todos la besaban y abrazaban. Luego, tras quitarle la sangre, le pusieron una venda y la llenaron de mimos y regalos. Pero le dolía un montón.
Pasó el susto y todo siguió igual.
Siguieron bajando el regato que había tras la casa. Era un regato encantado. Lo bordeaban narcisos, juncos y lirios. El agua cristalina al pasar sobre las hierbas y las flores que había bajo ella las movía y parecía que bailaban, que se iban para abajo, pero no, como estaban fijas, solo se movían al son que el agua al correr sobre ellas marcaba.
Ahora pienso que era un maravilloso mini jardín encantado donde, aparte de las ranas y los renacuajos, podían vivir fantásticos seres acuáticos, pequeñitos y escurridizos.
Subían del regato casi siempre con latas llenas de renacuajos y se divertían, sobre todo ella, como la más pequeña que era, viendo las acrobacias de los bichitos en una palancana blanca.
Otros días, iban a coger pájaros en los zarzales de un huerto cercano. Los cogían con una linterna. Los mayores los deslumbraban y los cogían fácilmente. Pero esto era muy temeroso. El huerto de noche era misterioso y encima había una noria que, aunque protegida, ahí estaba. No sabía para qué querían los pajaritos, ahora se lo imagina.
Luego, cuando llegaba la hora de dormir, al final de la tarde, ya llegaba a la cama con la oración sin terminar. Dormida.
Pero esto no fue ayer, fue hace muchos años...


martes, 14 de junio de 2016

"Ensalada de garbanzos" (Accésit V Concurso fotográfico y literario)

Os dejamos la receta que ha obtenido el accésit. Se trata de “Ensalada de garbanzos” de Clara Raimundo Jorrillo (3º B). El concurso ha consistido en redactar la receta de un plato elaborado con legumbres poniendo de manifiesto los valores alimenticios y culinarios de este ingrediente, acompañándola de dos fotografías que ilustren el proceso.

Con esta actividad, nos sumamos al apoyo de la Asamblea General de la Naciones Unidas al declarar 2016 ‘Año Internacional de las Legumbres’.

Este concurso se plantea como actividad dentro del proyecto “Espacio creativo de la biblioteca (Aula interdisciplinar)”. Los objetivos del concurso ponen el énfasis en el valor de las legumbres y lo relacionan con los siguientes aspectos del currículo de nuestras enseñanzas: nutrición, alimentación, desarrollo sostenible y agricultura ecológica y consumo responsable.

Agradecemos a todos los implicados su dedicación y os esperamos el próximo curso en la siguiente edición de este concurso.

lunes, 13 de junio de 2016

El viaje de vuelta

Juan José Molano
Segundo Premio Concurso de relatos breves
Modalidad: Enseñanzas Formales

Fue un enorme alivio para él cuando sintió los pequeños granitos de arena bajo sus pies. Llevaba ya más de dos horas deambulando, sin saber ni dónde ir, pisando asfalto y piedras con los pies descalzos, ya ensangrentados. Hacía dos años y medio que no pisaba aquella playa, hacía mucho tiempo que no pisaba ninguna.
Le sobrevino un infinito sentimiento de culpabilidad, impotencia, tristeza, mientras avanzaba hacia las pequeñas olas que rompían suavemente y dejaban tras de sí una ligera capa de espuma sucia y ennegrecida.
Ahora que se iba acercando al agua cada vez más y más, le escocía cada llaga de sus pies, como si unas agujas como cuchillos se le fueran introduciendo en su cuerpo, en lo más profundo de su ser. Pero dentro tenía otro dolor mucho más profundo, más terrible, que no era capaz de ahuyentar, de apartar de su mente.
Hacía dos años que encontró una especie de trabajo, no muy remunerado, eso era cierto. Trabajando en el almacén de un supermercado, colocando la mercancía que descargaban los camiones, consiguió, con mucho sacrificio, el suficiente dinero para pagar el “pasaje” para su mujer Teby u su pequeña de tres años, Marie, de la que apenas recordaba nada.
Un brillo ambarino descendió lentamente por su mejilla derecha.
Un brillo ambarino, alimentado por el no muy cálido pero rojizo sol de las primeras horas de la mañana.
Miró con sus borrosos y húmedos ojos hacia abajo, hacia sus pies. No había apenas contraste entre el tono de su piel y el de la volcánica arena de aquella playa canaria.

No podía prácticamente con el peso de su cuerpo, le parecía lo más pesado del mundo en ese momento.

jueves, 9 de junio de 2016

La noche te llama

Rubén Noel Trujillo Marcos
Primer premio Concurso de relatos breves
Modalidad: Enseñanzas Formales

La ciudad se vestía de gala durante varios días mientras, a orillas de la luna, los campesinos realizaban rituales primaverales de fecundación de la tierra con la esperanza de obtener una buena cosecha.
Pero yo no me encontraba entre ellos aquella última noche de festividad en la comarca. Oculta entre los árboles, me impacientaba la tardanza del apuesto galán que me pretendía y por el que sentía una atracción inexplicable. Su nota decía que era su alma la que quería verme en las oscuras alamedas y allí estaba, convertida en una sombra más entre las sombras alargadas y anchurosas, aguardando y temblando como un animalillo herido por el frío aire nocturno que, sin embargo, acariciaba extrañamente todo mi cuerpo con suaves y desconocidas ondulaciones.

Esperaba con ansiedad oír la música de su voz vibrante y modulada, llena de una tenebrosa y enigmática melancolía que, al recordarla, paralizaba al instante, una tras otra, todas mis iniciativas de escapar del misterioso joven que alguien me había presentado solo dos días antes.
- ¡Estás aquí!

miércoles, 8 de junio de 2016

Tormenta


Primer premio Concurso de relatos breves
Modalidad: Enseñanzas no Formales
Alumna: Soledad García Garrido

La cafetería permanecía atestada a esas horas de la tarde, mientras fuera la lluvia rebotaba sobre las baldosas con intensidad y el aguacero corría por las aceras como un tsunami imprevisto. Llegué con una hora de antelación porque necesitaba ordenar mis ideas y adelantar mentalmente lo que llevaba rumiando toda la semana.
Sobre las seis, pedí un café solo. De inmediato caí en la cuenta de que no debía tomarlo, pero me dio lo mismo. Casi dos meses llevaba sin fumar y sin beber ni una triste cerveza. Al bebé le hacía bien, pero yo tenía los nervios destrozados.
A primera hora, el agua que caía suave templaba la tarde fría. Al poco de llegar, como un cruel augurio, cayó la noche súbitamente y el cielo se cerró en banda. Las nubes grises, casi negras, no daban tregua a lo que quedaba del día. Los limpiaparabrisas de los coches, que circulaban a veinte, iban y venían trastornados, a punto de echar a volar. Desde la ventana más cercana solo se apreciaban los faros borrosos que se evaporaban al pasar. No había más luz. La cafetería comenzó a llenarse de gente que únicamente pretendía refugiarse del diluvio. La humedad del suelo y los cristales creaban una atmósfera asfixiante. Las voces, incrustadas en mis tímpanos, se convirtieron en un sonido agudo y prolongado. La cabeza se me empezó a quedar fría; la boca, seca; y la vista se nubló de repente.

Desperté del mareo desorientada. Una mujer con un delantal me ofreció una taza caliente de tila, como si la solución a mis males se hallara concentrada en esa infusión. Se trataba de la tercera vez que me sucedía en los últimos quince días.
- Toma, hija, toma, te hará bien.

lunes, 6 de junio de 2016

Cuentos en verso para niños perversos, Roald Dahl


Título original: Revolting Rhymes

Quería recomendaros este libro de Roald Dahl. Si ya habéis leído a este autor os encontráis de nuevo con su forma un tanto peculiar de ver las historias infantiles. Y si no lo conocéis este es un buen momento para comenzar a leerlo.

En este libro Roald Dahl nos lleva a los cuentos clásicos de toda la vida, pero de un modo insospechado. Son solamente seis cuentos: “La Cenicienta”, “Blancanieves y los siete enanos”, “Ricitos de Oro y los tres osos”, “Los tres cerditos”, “Caperucita y el lobo” y “Juan y la habichuela mágica”.

La chica patalea furibunda:

“¡Pues yo también iré a esa fiesta inmunda!
¡Quiero un traje de noche, un paje, un coche,
zapatos de charol, sortija, broche,
pendientes de coral, pantis de seda
y aromas de París para que pueda
enamorar al Príncipe en seguida
con mi belleza fina y distinguida!”.

jueves, 26 de mayo de 2016

Por Woody

Sustraigo un par de monedas de dos euros de la caja registradora. Llevo días queriendo ver la última de Woody Allen en los multicines y si no me doy prisa, se me escapa, porque la van a retirar pronto de la cartelera. Miro alrededor con los dedos todavía en el cajón. Lola, la encargada, repasa la fecha de caducidad de los productos colocados en los estantes más próximos a la puerta de la tienda. Un niño disfrazado de pirata con una espada de goma espuma corre de un pasillo a otro. No sé bien con quién ha venido. Solo dos personas más pueblan el establecimiento: en la sección de lácteos, un chico de unos veinte años; en la de higiene personal, una mujer bastante mayor, de unos cincuenta.

Durante las últimas semanas me he dedicado a sisar monedas pequeñas, menudillo: hoy, un euro; mañana, cincuenta céntimos… A Lola nunca le cuadran las cuentas, pero tampoco le da demasiada importancia, porque, entre lo que dejan algunos clientes sobre el mostrador y los líos que se hace el rato que se pone de cajera, resulta harto imposible que suceda. Ella no me lo dice, pero prefiere barrer y fregar el suelo, incluso sacar cajas del almacén, que manejar dinero. Comienza a ponerse nerviosa y no da pie con bola.

martes, 10 de mayo de 2016

Lee por los pasillos (El reto V)

Último reto del curso 2015-2016. En él, os planteamos una serie de problemas lógicos. ¿Te animas a resolverlos?
Recuerda que puedes encontrar el reto, además de en este blog, en Facebook y, por supuesto, por los pasillos del Centro de Educación de Adultos.
Lleva tus respuestas a la biblioteca y consigue tu recompensa.


lunes, 9 de mayo de 2016

La chica del tren, Paula Hawkins

Mª Carmen Cuéllar nos recomienda esta lectura para el mes de mayo.
 
“Nunca comprendió que era posible echar de menos y llorar lo que nunca se ha tenido”. 
(Rachel, martes , 16 de julio de 2013)

Después de leer las tres primeras páginas de esta novela de suspense, decidí subirme a un tren sin saber que no podría bajarme de él hasta la última parada del trayecto. Quizás porque la división en capítulos y la forma autobiográfica ayudan a la lectura, quizás porque estaba pensando en mis alumnos y consideraba que les resultaría fácil y atractiva y que podría engancharles desde el principio o quizás porque me quedé impresionada al comprobar que el trayecto de ida y vuelta que Rachel, la protagonista, realizaba a diario, era el mismo que el que yo recorría hace veinticinco años, durante mi primera estancia en El Reino Unido.
La chica del tren es un laborioso rompecabezas que nos mantiene expectantes e intrigados hasta el final. Tres mujeres, a través de sus relatos autobiográficos, consiguen imbricar todos los detalles de una singular historia donde nada es lo que parece y que consigue sorprender y fascinar al lector.


The Girl On The Train is a psychological thriller. Rachel is a divorced woman with a drink problem. The train that Rachel rides to London each day takes her past her old neighbourhood. From the window of the train, she observes not only her old garden that backs up to the tracks, but also the daily activities of another couple who reside down the street from her .previous home. In her imagination she has given the couple names and has created a life for them. When a murder occurs, Rachel becomes entangled in the investigation because of what she has witnessed on her daily commute. We soon discover that not all is as it seems and that the characters of the story all have something to hide. The plot has a lot of twists which keep you on your toes and makes it difficult to put the book down. However, on the down side, the book is a little depressing in parts and most of the characters are difficult to like.